Seventh-Day Adventist Church

FILADELFIA “Un Pueblo una Esperanza”

Menu

ABUSO Y VIOLENCIA FAMILIAR

Los adventistas del séptimo día afirman la dignidad y valor de cada ser humano  y recrimina toda forma de abuso físico, sexual y emocional y de violencia familiar.

Reconocemos la extensión global de este problema y de los efectos serios a largo plazo en la vida de los involucrados. Creemos que los cristianos deben responder al abuso de violencia familiar tanto en la  iglesia como en la comunidad. Tomamos seriamente los reportes de abuso de violencia familiar y hemos desarrollado estos temas para discutirlos en esta asamblea internacional. Creemos que permanecer indiferentes y no responder es condenar o perpetuar y extender potencialmente dicha conducta.

Aceptamos nuestra responsabilidad para cooperar con otros servicios profesionales para escuchar y cuidar de aquellos que han sufrido abuso o violencia familiar para condenar las injusticias y hablar del defecto en defensa de las víctimas. Ayudaremos a personas necesitadas que no tienen acceso a servicios profesionales.

Cuando cambian las actitudes y el comportamiento se abre las posibilidades para el perdón y un nuevo comienzo, nosotros proveeremos un ministerio de reconciliación. Ayudaremos a las familias que sufren porque sus relaciones no pueden volver a restaurarse. Haremos preguntas espirituales a personas que han sufrido esto, buscando entender los orígenes del abuso de violencia familiar y desarrollar mejores formas de prevenir el ciclo recurrente.

Esto declaración fue aprobada y votada por comité administrativo de la conferencia general de los adventistas del séptimo día y fue publicada por la oficina del presidente Robert S Folkenber en la sesión de la conferencia general en Utrech Holanda el 29 de julio de 1995.

Volver a la Lista