Seventh-Day Adventist Church

FILADELFIA “Un Pueblo una Esperanza”

Menu

CULTO JOVEN

Cuando hablamos del culto joven, tenemos que asociarlo con adoración. Un culto es una adoración a Dios, y esto  debe llevarnos a entender que debemos tener una visión diferente cuando adoramos.
Una clara comprensión del concepto de la adoración y su verdadero significado, son esenciales para el Ministerio Joven. Adorar a Dios es la motivación de la verdadera adoración. Adoración no significa simplemente estar en la iglesia. El ejercicio del culto religioso consiste en aprender a vivir en la presencia de Dios diariamente y la integración de lo aprendido en la iglesia. Reuniones de compañerismo, de adoración y sociales de ninguna manera deberán sustituir el  verdadero culto, que es al mismo tiempo, contemplación, admiración y el reconocimiento de la grandeza del Creador.
El Señor dejo a través de la inspiración, luz suficiente para que, sin importar la edad o cultura, la adoración genuina pueda ser reconocida y practicada. Nota lo que dice el libro Testimonies en las páginas 251 y 252:

 "Nuestras reuniones deben hacerse intensamente interesantes. Deben estar impregnadas por la misma atmósfera del cielo. No haya discursos largos y áridos ni oraciones formales simplemente para ocupar el tiempo. Todos deben estar listos para hacer su parte con prontitud, y cuando han cumplido su deber la reunión debe clausurarse. Así el interés será mantenido hasta el final. Esto es ofrecer a Dios un culto aceptables Su servicio debe ser hecho interesante y atrayente, y no dejarse que degenere en una forma árida. Debemos vivir por Cristo minuto tras minuto, hora tras hora y día tras día. Entonces Cristo morará en nosotros, y cuando nos reunamos, su amor estará en nuestro corazón, y al brotar como un manantial en el desierto, refrescará a todos y dará a los que están por perecer avidez por beber las aguas de vida".Testimonios Selectos – Volume 2 pág. 252

Volver