Seventh-Day Adventist Church

FILADELFIA “Un Pueblo una Esperanza”

Menu

TOLERANCIA

La Iglesia Adventista del Séptimo Día apoya la proclamación de las Naciones Unidas de 1995 como  Año de la Tolerancia . Esta proclamación llega en un momento oportuno, cuando la intolerancia es abundante en todos los continentes - el extremismo fanático religioso, el racismo, el tribalismo, la limpieza étnica, lingüística enemistad, y otras formas de terrorismo y violencia.Los cristianos llevan su parte de la culpa de los prejuicios y la falta de humanidad hacia los seres humanos.

La tolerancia, la capacidad de  soportar  condiciones desfavorables, es sólo un comienzo. Los cristianos y todos los hombres de buena voluntad, hay que ir mucho más allá de este concepto negativo y desarrollar simpatía por las creencias o prácticas que no sólo difieren, pero incluso entran en conflicto con los suyos. El diálogo es sin duda mucho mejor que la diatriba. Los seres humanos deben aprender a estar de acuerdo o en desacuerdo sin violencia; deben ser capaces de discutir diferentes puntos de vista sin odio ni rencor. Esto no significa docilidad o sumisión abyecta, pero la asociación y el respeto por la igualdad de derechos de los demás. Toda persona tiene el derecho y la responsabilidad de expresar ideas e ideales con brío y vigor, pero sin llegar al punto de las palabras o acciones violentas de ebullición.

Por último, la tolerancia en su mejor momento no sólo significa la aceptación de otros puntos de vista y la gente, pero se mueve en la benevolencia, la capacidad de respuesta, y la comprensión hacia los demás - todo otro ser humano.

Esta declaración fue aprobada y votada por la Conferencia General de Adventistas del Séptimo Día Comité Administrativo (ADCOM) y fue lanzado por la Oficina del Presidente, Robert S. Folkenberg, en la sesión de la Conferencia General, en Utrecht, Países Bajos, 29 de junio-julio 8, 1995.

Volver a la lista